Qué significa el nombre de KISS
Ana Escobar - 06 de Julio de 2017

Qué significa el nombre de KISS

Kiss_Rovi

Ya los conocemos y los relacionamos con esas caras pintadas de blanco, esas ropas de cuero negras y su estética heavy en general. Por eso, cuando leemos ‘KISS’ no nos paramos a pensar que quizás se trate de un nombre un poco “ñoño” para un grupo de rock. Sin embargo, lo que seguro que no nos paramos a pensar es qué hay detrás de ese nombre, tanto de verdad como de leyenda. Sí, el nombre de la banda ‘KISS’ tiene historia.

La leyenda sobre el nombre de KISS

Los han tachado de banda satánica y también de seguidores de Adolf Hitler y todo por un nombre que significa “beso”. Probablemente esto le parecía demasiado inocente a los detractores de la banda y por ese motivo “descubrieron” (más bien inventaron) el verdadero significado de este nombre. Para ellos Kiss significaba Caballeros al Servicio de Satán (Knights In Satan’s Service). Aun así fueron flexibles puesto que reconocieron que no estaba seguros de si la primera letra (K) era por “Knights”, por “Kings” (reyes) o por “Kids” (chicos). Esta teoría vino de un grupo de puritanos de Pensilvania que llegó incluso a manifestarse en la puerta de uno de los conciertos de la banda.

Hay más. Aparte del nombre, estaba su logo. Este se parecía demasiado a la insignia de las SS de Hitler por las dos “S” del final de KISS. Nueva teoría: los KISS eran nazis y por tanto peligrosos. Había que mantenerse alejado de ellos.

La verdad sobre el nombre de KISS

Afortunadamente, después de rumores de este calibre la banda habló y explicó el verdadero origen de su logo. La idea de escribir el nombre en mayúsculas no era porque fueran siglas satánicas, sino porque los miembros de la banda querían que resaltase más. ¿Por qué “Kiss”? Uno de los primeros grupos en los que tocó el batería, Peter Criss, se llamaba “Lips” (Labios) y como de los labios al beso sólo había un paso Paul Stanley sugirió el nombre de “Kiss”.

¿Y el logo? La forma particular de las “S” finales en el logo sólo eran rayos, en ningún momento una alusión al nazismo (cosa evidente puesto que varios miembros de la banda eran judíos). En definitiva, el caso de KISS es un perfecto ejemplo de cómo las apariencias engañan y de cómo mucha gente sólo ve lo que quiere ver.

Compartir