Las 7 mejores canciones para celebrar el día de la paz
stubhub - 20 de Septiembre de 2022

Las 7 mejores canciones para celebrar el día de la paz

michael jackson

Desafortunadamente, una lista de canciones que hacen referencia a la paz no cambia el hecho de que aún quede mucho camino por recorrer hasta alcanzar un ideal que cada día parece más difícil. Sin embargo, estas canciones fueron compuestas por artistas que tenían la esperanza de poner un pequeño grano de arena para construir un mundo mejor. Son canciones que todos conocemos y que están en la mayoría de los rankings que hablan de esa utopía que es la no violencia. Cada una tiene su historia y te la contamos.

Imagine de John Lennon

Seguramente si hubiera que elegir una sola canción que represente la armonía y la conciliación entre culturas, esa canción sería ‘Imagine’. Es casi imposible encontrar una referencia musical a la paz en la que no aparezca el tema de John Lennon (el más vendido de su carrera como solista). Posiblemente ‘Imagine’ representa toda la ideología que Lennon, junto a Yoko Ono, defendió al final de su vida: un mundo sin fronteras, un mundo sin religiones, sin guerras y sin posesiones materiales.

No dudaría de Antonio Flores

Su prematuro fallecimiento no permitió al único hijo varón de Lola Flores y Antonio ‘El Pescailla’ dejar un legado musical tan extenso como el de su madre. Sin embargo, muchos artistas no consiguen en toda una vida el éxito que él tuvo con el tema ‘No dudaría’. Esta canción es un canto al arrepentimiento y a la no violencia que ha perdurado a lo largo de los años siendo versionado por numerosos artistas. Es uno de esos temas que ponen la piel de gallina y detrás del cual se intuyen grandes dosis de sufrimiento, pero también de amor por la vida.

Sólo le pido a Dios de Leon Gieco

La han cantado Mercedes Sosa, Ana Belén, Víctor Manuel, Miguel Ríos… pero el tema original es del cantautor argentino León Gieco. La canción habla de ese cambio de actitud que podemos tener todos ante las injusticias del día a día; ese cambio que quizás no implique grandes actos, pero sí una huida de la indiferencia. ‘Sólo le pido a Dios’ es una llamada de atención hacia la insensibilización que cada día está más presente en la sociedad.

Blowing in the Wind de Bob Dylan

Indiscutiblemente Bob Dylan es uno de los genios de la canción protesta y este es uno de los temas más representativos de toda su obra. La letra plantea una serie de cuestiones retóricas que podrían resumirse en lo siguiente: ¿Cuánto tiempo falta para que nos demos cuenta de las injusticias del mundo y reaccionemos ante ellas? La respuesta, según Dylan es tan evidente que está flotando en el viento; o quizás es tan etérea que no puede atraparse y asimilarse. Quizás este tema no de respuestas, pero, con cierto tono de desidia, hace las preguntas adecuadas.

Oda a la alegría de Beethoven

La novena sinfonía de Beethoven tiene una parte basada en un poema alemán de Friedrich von Schiller titulado ‘Oda a la alegría’. De ahí salió lo que actualmente es el himno europeo: un tema popularmente conocido como ‘El himno de la alegría’ y versionado por múltiples artistas. No hay una única letra para esta canción, aunque en la mayoría de las versiones se habla de hermandad, de sueños y de la eliminación de barreras entre los hombres.

We are the world (USA for África)

Aunque quizás este tema no sea tan conocido a nivel popular como el resto de canciones de la lista, tiene detrás una de las historias más bonitas. ‘We are the world’ fue un tema grabado en 1985 por cuarenta y cinco artistas entre los que se encontraban Michael Jackson, Stevie Wonder, Lionel Richie o Bruce Springsteen con el objetivo de recaudar fondos para combatir la hambruna en África. Aunque para conseguirlo harán falta muchos temas como este, por algo se empieza.

Heal the World de Michael Jackson

Con un conmovedor video en el que aparecen niños que sufren las consecuencias de la guerra, Michael Jackson hizo historia con esta canción. El mundo podría ser un lugar mejor y tal vez la manera de lograrlo no esté tan lejos como pensamos; tal vez sólo habría que empezar con sacar a flote ese rincón que todos tenemos reservado para el amor y la compasión y, en lugar de simplemente existir, empezar a vivir.

Compartir