UFC

En la actualidad, es la organización deportiva con mayor progresión internacional, de ahí que las entradas de la UFC sean ampliamente demandadas tanto por clásicos seguidores como por una nueva hornada de aficionados que han quedado fascinados por sus espectaculares combates. Luchadores como Conor McGregor o Anderson Silva son algunos de los gladiadores que levantan más pasiones en el ring, los cuales son capaces de congregar a una gran número de personas para presenciar sus combates.

Los antecedentes de las artes marciales mixtas

Las artes marciales mixtas tienen su origen en la década de los veinte, con el denominado Vale Tudo, desarrollado en Brasil e importado posteriormente a Estados Unidos. No obstante, es preciso aclarar que esta disciplina era mucho más brutal y estaba menos regulada que los actuales combates de la UFC, donde la competición está regida por una serie de normas específicas.

La UFC (Ultimate Fighting Championship) combina casi todos los tipos de contacto y las técnicas de combate, permitiendo la lucha en pie (striking) y la lucha en el piso (grapping). El primer evento se organizó en 1993 en Denver, Estados Unidos. La idea era determinar qué arte marcial era más efectivo en un combate entre competidores de distintas disciplinas, incluyendo boxeo, sambo, lucha, jiu-jitsu brasileño, karate, judo y otras artes marciales. En posteriores competiciones, los participantes comenzaron a adoptar técnicas eficaces de varias disciplinas, lo que derivó en las artes marciales mixtas tal y como la conocemos hoy en día.

La UFC como espectáculo seguido mundialmente

Esta práctica alcanzó mucha mayor notoriedad en el año 2009 con la UFC 100, evento que atrajo el interés del poderoso grupo mediático estadounidense ESPN, que ofreció una amplia cobertura antes y después del acontecimiento. De hecho, ESPN creó el programa de televisión MMA Live, con un seguimiento de millones de telespectadores. En el 2011, el UFC 129 enfrentó a Georges St-Pierre contra Jake Shields, en Toronto, Canadá. Dicho evento agotó las 55.000 entradas de UFC puestas a la venta, convirtiéndose en el evento más masivo de América del Norte.

Las personas que no conocen este deporte suelen tachar los eventos de la UFC como espectáculos violentos, donde se alimenta el morbo y la agresividad, pero conviene recordar que hay un extenso reglamento para proteger al luchador y garantizar su seguridad. Además, los participantes se caracterizan por su deportividad, respetando, ante todo, a sus rivales, y reconociendo con nobleza la superioridad de los contricantes en el caso de ser derrotados. La UFC cada vez le está ganando más terreno a disciplinas similares como el boxeo, puesto que la espectacularidad de los combates está garantizada.


Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información sobre Política de Cookies aquí.